domingo, mayo 25, 2008

LA REPUBLICA

Ex Congreso Nacional, mayo de 2008.
He leído el petitorio de los Alumnos y las declaraciones de Rectoría; escuche el discurso de la Prescindencia Bachelet; vi el trailer de Newen Mapuche, el documental de Elena Varela; asistí a una pésima obra que hacia mierda el Fondart...y estoy con una pena atroz...en este, que era mi país, nadie se escucha, todos desconfiamos de todos, todos quieren poder sobre el otro y no se ponen en lugar del otro.
Todo movimiento social que se quiere revolucionario, se ciñe al patrón arquetípico de la Revolución Francesa. Ante un sistema injusto y arbitrario (la desigual representación porcentual de los estamentos sociales) la mayoría deja el silencio y se manifiesta, se desliga del orden establecido para repensar el conflicto; a los primeros manifiestos de los moderados, se imponen los radicales, rompiendo el posible apoyo de las estructuras de cambio…se radicaliza el conflicto y se llega a un punto en que la “Revolución se Congela”, (como lo dijo Saint Just, el Ángel del Terror )..., entonces, "a rio revuelto, ganancias de pescadores"… el oportunismo sacara ganancia de la perdida que implica un movimiento acéfalo, y la lógica del “dividir para vencer” impondrá una dictadura teñida de democracia.
Wilde, definió la democracia como “el ahorcamiento del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, nuestra democracia, mal llamada de los acuerdos, no pasa de ser un ejercicio estéril en donde dejamos las decisiones del país en manos del interés mercantil de unos cuantos…Democracia teñida de Hipocresía.
Soy republicano, creo en la idea de república, creo en la utopía de la república platónica, creo en el gobierno de los mejores…pienso que alguna vez Chile fue una REPUBLICA, recuerdo que aprendí a caminar en los Jardines del Congreso Nacional, que aprendí a pensar en el Instituto Nacional; que comencé a crear en el Universidad de Chile…y ahora que con el tiempo he logrado construir un discurso en base a mi biografía, ya no conozco este país que me encierra y no me contiene, desconozco los lugares, estoy en el lugar de exilio interno… y añoro mi país, ese país que se soñó en el Salón de Plenarios del Congreso, ese lugar que ya nadie conoce, en ese edificio construido como símbolo del Centenario de la República, como lo fue la Biblioteca Nacional y el Museo Nacional de Bellas Artes…arquitectura republicana, y no monumentos a las transnacionales como los del Bicentenario.

13 comentarios:

Roxi dijo...

Hola Raúl
Tanto tiempo.
Hoy intentando saber en qué va la detención de Elena Varela (difícil con la paupérrima y vergonzosa cobertura de los medios) me he paseado por un montón de sitios y fuera de analízame, el tema está bien ausente.
En eso, me empecé a preguntar que opinarán de esto, los creadores que considero (como decirlo sin que suene adulador) vivos, relevantes, con opinión; y por eso volví a este espacio al que no pasaba hace rato.
Qué decirte ... solo que comparto tu pena enorme, creo que yo tampoco conozco ya más a Chile, eso duele, y no sé mucho qué se puede hacer al respecto.
Antes probablemente hubiera pensado que con ganas, creatividad y confianza en el ser humano, se pueden hacer muchas cosas, hoy me gustaría creer eso, pero resulta un poco ingenuo. Y eso me descoloca.
Un abrazo!

minimale dijo...

Hola, como va?
Te escribo cortito pues voy de salida...sabes que aun no me da para escribir algo sobre Varela y los Mapuches, ESTOY TAN IMPACTADO por el material que he visto en Youtube sobre la represión ejercida contra el pueblo Mapuche por las "fuerzas de orden" de nuestro "democrático gobierno", que aun no supero el asco, la vergüenza y la pena...

Daniela Andrea dijo...

"Nuestro" país... Nuestro... a pesar de todo y a pesar de varios... hemos escuchado a tantos políticos diciendo "este" país que de a poco nos va poblando esa sensación de extrañeza y de distancia cuando hablamos de Chile como si se tratara de un espacio ficticio o tan sólo el epicentro monetario en donde los buitres tranzan sin parar sus propios intereses, y no aquella tierra donde hombres y mujeres se despiertan atormentados por las dudas y las deudas, esa tierra que ve el paso atropellado de los 4 jinetes del apocalipsis que impunemente han asolado sueños y utopías y lo siguen haciendo, esa tierra en donde los mapuches reorganizados parecen suspender esta tregua llamada inocentemente República por nosotros y recuperar su lugar, su honor, su dignidad, ese nuestro Chile, ese lugar en donde los poderosos hicieron la fotocopia infeliz del edén que lame el culo y las botas de las trasnacionales, en fin ese país no es mi país, nuestro país sigue estando aquí, en la calle, en sus artistas, en los niños, en nuestros niños, en sus estudiantes, en las esquinas, en cada lugar donde existe la esperanza de recuperarnos del espanto, de la vergüenza, del horror y nos pongamos de pie y volvamos a la calle, de donde jamás debimos retirarnos...

llamarosa dijo...

Me siento totalmente tocada y a la véz me identifico con aquello que leo, me he sentido ultimamente extranjera en este Chile, donde el caos de las micros, el ruido, la prepotencia, el afan de figurar, el loby, a veces me cansa, si me cansa.
Raúl te agradezco estas palabras, te agradezco tu espacio, y agradezco que dentro de este chile, hayan aún personas que añoren una república, algo que llamemos y sintamos nuestro
Gracias

sinseso dijo...

el dinero
vuelve a la gente loka

cambian las prioridades
quieren más
y más

¿qué república?
la vida está en el mall

minimale dijo...

Chile se ha convertido en un mal programa de Tv, pesimamente dirigido y producido por sádicos.
Ayer Domingo 1º de Junio, la policía entro en la mañana a la fuerza a la Escuela de Teatro de la Chile, arresto a algunos alumnos e impidió cualquier actividad programada al interior de la escuela, mientras empleados municipales repintaban la fachada de la escuela, para evitar que se vieran las consignas escritas durante “la transmisión en vivo” del cortejo fúnebre del Gr. Bernales, pues este pasaría frente a la Escuela. Una vez que el “programa prime” se termino, carabineros se fue de y libero a los estudiantes.
Somos un país en donde la imagen predomina sobre el contenido, en donde el simulacro precede a la realidad, en donde la política es definida en una sala de edición de Tv.

Daniela Andrea dijo...

Si eso que cuenta nuestro querido Raúl no es suficiente para que digamos BASTA! no sé qué podemos esperar, no puede ser lo que ocurrió en la escuela de Teatro, es un espanto, un horror, y una vez más los medios de comunicación hacen ese silencio mortal. Dónde estaba el famoso general del pueblo el 73, el 76, el 84, hace una semana? dio ordenes a sus subalternos para que dijeran todo lo que saben y aflore la verdad y se haga justicia? Será cierto lo que dijo Harboe que este general es el mejor en los últimos 20 años? o sea que Mendoza, ese facista criminal, fue mejor general que Bernales. Ese programa mal dirigido que mencionas es la pesadilla delirante de un drogadicto, de un enfermo. Creo que ya no hay nada peor. Ni siquiera Piñera. Que se vayan. La concertación es sinónimo de exclusión, de mafia, de petulancia, de estafa, de mentiras, de fraude. FUERA!!!

minimale dijo...

Cariño! y eso que esto no es produccion de JJ.Harting!!!! jajaja...un poco de humor ante tanta mierda.

Daniela Andrea dijo...

"La Consternación" vèala usted mismo en todas las salas de Cine de nuestro páis.

minimale dijo...

Juajuajua!!!! yo la veo todos los dias cuando me levanto y me veo en el espejo de mi baño!

minimale dijo...

Rectificación! los señores municipales solo limpiaron la fachada de la escuela y un tonto escrito alusivo al duelo nacional...me hacía ilusión el que hubieran pintado la fachada, pero ya nada me hace ilusión... de ahora en adelante no vuelvo a escribir nada de Chile, ni de la Chile, hasta el día que me vaya para no volver.
El cinismo, la mala intensión y el interés, me agotaron.
Me callo.

Daniela Andrea dijo...

Momento, cariño, qué me perdí? no estabas ahí? deme más letra que me quedé marcando ocupado. Cómo es eso de que me quiero ir para no volver? No pues. A ver qué pasó? cuentame, por favor. No puedes dejar de ver los últimos minutos de "La Consternación, la película", y esperemos que a nadie se le ocurra hacerla serie porque en serio si es. abrazos y desembuche, desahogue.

J González S dijo...

Mucha razón. Y que coincidencia, yo también me formé en el Instituto Nacional, y estuve un tiempo en arte en la U de Chile. Yo también creo en un estado con responsabilidad social, y me entristece esta superstición de la mercancía que inunda todo discurso político. Aunque hablar de discurso es casi un halago: a lo más hay aullidos, pataleos, pero reflexión de verdad, que me avisen porque no la veo.

Muchos Saludos.

Jorge.